Salud bucodental en fumadores

De todos es sabido que el tabaco es un enemigo y, por tanto, perjudicial para la salud, asociado además con enfermedades cardiovasculares y cáncer. Pero además de todo esto, debemos tener en cuenta que este hábito perjudica de manera seria a nuestra salud bucodental.

Fumar no sólo afecta a la boca desde el punto estético de los dientes, aspecto y mal aliento, también está ligado de forma directa a enfermedades bucales de importancia. La cavidad bucal es la puerta de entrada en el organismo y los productos tóxicos del tabaco tienen efectos negativos directos.

El humo de los cigarros está compuesto de miles de constituyentes farmacológicamente tóxicos, carcinogénicos y mutagénicos. Los fumadores por tanto, tienen niveles más altos de bacterias patógenas en la boca, presentando disminución de las defensas de la encía ante los ataques bacterianos y otras enfermedades graves como el cáncer bucal.

La enfermedad periodontal en personas fumadoras puede verse enmascarada ya que hay ausencia de síntomas principales como el sangrado de las encías. Pueden parecer que no están inflamadas a pesar de estar enfermas, si bien suele darse mayor formación de cálculo o sarro y aparición de manchas.

Actualmente, donde el cigarrillo electrónico ha ocupado su espacio y, en contra de lo que se puede pensar, también son perjudiciales, ya que aunque no contienen los mismos compuestos que el cigarro original como el alquitrán, hacen que aumenten también los riesgos de infección, inflamación y hasta cáncer en tejidos de la boca.

Fumar además aumenta el riesgo de rechazo o no osteointegración del implante dental.

En cualquier caso, las valoraciones en clínica ofrecerán el diagnóstico correcto de nuestro estado de la boca y las revisiones periódicas ayudarán a una mejor higiene bucal.