A medida que avanzan los años, como todos sabemos, nuestro organismo va haciendo frente a diversos cambios por el simple hecho de ir envejeciendo. Es un proceso fisiológico natural para el que se han dado numerosas teorías que no han terminado de aclarar totalmente tan complicado proceso fisiológico al que estamos todo, irremediablemente sometidos.

En lo referente a la boca el periodo que ocupa de los 40 a los 50 años es  un periodo de relativa estabilidad, donde no apreciamos grandes cambios a nivel bucodental. Realmente, lo único más apreciable será el paso del tiempo en las diferentes estructuras orales. El cambio más drástico vendrá por parte de las mujeres con la menopausia, con edad media en la población femenina española alrededor de los 50. La etapa conocida como climaterio se caracteriza por disminución de estrógenos. Este síndrome cursa:

Síndrome de boca ardiente, muy común apareciendo como dolor intenso que puede afectar a labios, lengua, paladar y encías.

Gingivitis y periodontitis. Enfermedades bucales que pueden darse por el cambio hormonal de la etapa. Disminución de la queratinización del epitelio que altera el colágeno de la encía. Ello provoca alteraciones en la cicatrización favoreciendo los microorganismos.

Y por último, la sequedad bucal.

Es por ello que en este etapa, especialmente de la mujer, debemos acudir al dentista con regularidad, para prevenir mayores problemas y controlar la salud bucal más frágil por dichos motivos.