Las carillas dentales son piezas de porcelana hechas en moldes de yeso. Estas piezas se encargan de cubrir una serie de carencias en los pacientes con la intención de facilitarles el día a día, ya sea en la mordida o por estética.

Es por eso que, si te encuentras en este tipo de situaciones, lo mejor es que acudas a tu dentista de confianza. 

Los distintos motivos que llevan a una persona a realizarse un tratamiento de carillas dentales pueden ser:

Cambiar el color de los dientes

Ya sea por complejo, por genética o por circunstancias de la vida, mucha gente sufre complejo por el color de sus dientes. Así que no es de extrañar que sientan la necesidad de recurrir a este tipo de tratamientos para llevar a cabo un cambio estético.

Cambiar la textura

En algunos pacientes puede darse el caso de que deseen cambiar el color de sus dientes. El complejo de muchas personas a la hora de sonreír, de mostrar su dentadura o simplemente por comodidad les lleva a buscar una textura más pulida y regular de la dentadura. 

Cambiar la forma

También mucha gente busca cambiar la forma de sus dientes, esto implica buscar la simetría cuando sonríen. 

Cambiar ligeramente la posición de los dientes

Un caso no tan habitual es el de querer cambiar la posición de los dientes, esto se debe a que tal vez el paciente tiene un diente ligeramente torcido y requiere de un tratamiento menor como es, en este caso, la aplicación de una carilla dental.

Es un tipo de tratamiento ideado para cambiar la estética dental o restaurar dientes fracturados. Los principales materiales que se utilizan en la elaboración de las carillas dentales son la porcelana y la resina.

No obstante, son las carillas de porcelana las que cuentan con un mejor resultado estético y de duración.

A fin de conseguir el resultado deseado con la aplicación de las carillas dentales, tanto para cambiar color o textura, es necesario aplicar un desgaste de milímetros sobre la superficie del diente. 

Los dientes sobre los que se aplica son los premolares, los caninos y los centrales. Estos dientes son los que configuran la sonrisa.

Carillas dentales, inconvenientes

Las carillas dentales también tienen una serie de inconvenientes que pueden llevar al paciente a replantearse si seguir con el tratamiento. Por ejemplo:

Debido a que para poder aplicar el tratamiento de carillas dentales se requiere realizar un pequeño desgaste sobre la superficie dental, en los casos donde el color del diente esté muy pigmentado o amarillento el desgaste será mayor. Esto implica tener los dientes menos fuertes y gruesos.

Si se sufre de bruxismo o se aprietan mucho los dientes, se tienen los dientes demasiado lastimados o son demasiado sensibles se recomienda optar por coronas dentales.

Otro factor a tener en cuenta es la posición de los dientes. Si bien es cierto que las carillas dentales ofrecen la posibilidad de corregir levemente las piezas dentales, es recomendable que, si es un problema generalizado, primero se realice un tratamiento de ortodoncia y posteriormente la aplicación de las carillas.