Problemas de un cepillado poco frecuente

El cepillado dental es de vital importancia para mantener una buena salud bucal, para lo cual debemos cepillarnos al menos 3 veces al día o después de cada comida.

Cuando no realizamos esta rutina la placa y las bacterias se acumulan en la boca provocando mal aliento y caries que pueden derivar en mayores problemas.

citadental limpieza bucal

Sarro y placa por no cepillarnos los dientes

Al masticar y comer alimentos o tomar bebidas con azúcar se suele quedar una película de bacterias, la placa, primer proceso antes de que se llegue a formar el sarro. La primera viene a ser un residuo pegajoso y transparente que continuamente se forma en nuestra boca al mezclarse la saliva con la comida y el azúcar.

Con el cepillado habitual eliminamos el residuo pero no completamente, de ahí la importancia de acudir al dentista una o dos veces al año para una limpieza en profundidad.

El problema deriva cuando realizamos un mal cepillado o menos veces de las recomendadas al día. Cuando esto ocurre la placa se va endureciendo, en algunos sitios más que en otros produciendo el sarro. Se trata de una placa dura que no podremos eliminar con el cepillado, siendo el dentista la única opción para volver a dejar la boca limpia.

Cuando no tratamos el sarro, las bacterias prosperan y crean ácidos que atacan el diente pudiendo causar un orificio en el mismo que conocemos como caries.

Problemas en las encías

Como apuntamos, la mala higiene bucal puede derivar en enfermedades más graves que tienen que ver con el sarro, incluida la gingivitis como forma más leve de enfermedad periodontal. Con ello las encías se enrojecen y se inflaman causando el sangrado al cepillarse.

Es por ello que debemos cuidar la boca con una  higiene diaria y acudir al dentista al menos una vez al año. En Citadental te ayudamos a conseguir la mejor higiene dental posible.  Pide cita con nosotros para revisión.