Los pendientes en los dientes están cada vez más de moda entre los jóvenes. En los últimos años, han sido muchas las personas que ya han adaptado su estilo a esta tendencia algo rompedora. Pero, ¿han pensado en las consecuencias que esto puede tener para sus dientes? ¿Puede llegar a ser malo llevar un pendiente en el diente?

¿Qué es exactamente un pendiente en el diente?

Al contrario de lo que muchas personas piensan, un pendiente en el diente no supone, bajo ningún término, hacer un agujero en este. Sí es cierto, por otro lado, que hay un tipo de pendientes dentales que requieren un agujero en el diente, pero la mayoría consisten en solo un punto. La inserción de la pieza se lleva a cabo mediante un procedimiento cosmético.

Normalmente, quienes lo llevan son los jóvenes. Al no ser un pendiente tan común, como otros llevados en otras partes del cuerpo como las orejas, nariz o labios, algunas personas se sienten más atraídas a llevarlo. Además, son vistos como una bonita y brillante pieza de decoración para la sonrisa.

Entonces, ¿afecta al diente?

En contra de la opinión popular, sí puede llegar a afectar al esmalte. La joya o pequeña pieza se coloca en la superficie del diente, haciendo que quede pegado temporalmente o de manera fija. Normalmente, se pega en uno de los dos incisivos centrales o en uno de los dos laterales.

Es importante destacar que la persona que se encarga de pegar el pendiente en los dientes no es un dentista, sino alguien que se dedica a hacer pendientes o piercings. Por lo tanto, esta persona no podrá informarte, en la mayoría de casos, sobre los problemas que un pendiente de estas características puede generar.

Posibles complicaciones

Aunque lo realice un profesional, siempre hay que tener en cuenta que puede haber contratiempos a la hora de realizar el procedimiento. También, hay que tener en cuenta que podría acarrear problemas dentales a largo plazo. Algunos de estos problemas podrían ser:

  • Pequeñas roturas de los dientes afectados
  • Alergias por el metal de la pieza
  • Inflamación de las encías
  • Posibles lesiones a la hora de quitar el pendiente
  • Infecciones en el tejido de la boca

Si ya tienes un piercing dental

Dirígete a un especialista para que pueda ayudarte en caso de infección, fracturas en el diente o cualquier dolor que haya podido surgir. Intenta mantener el pendiente limpio en todo momento y limpia también toda la zona alrededor de este. Es muy importante no recibir golpes, tocar el piercing con otros dientes cercanos o hacer presión sobre el mismo.

Si después de haber realizado todas las recomendaciones o haber quitado el pendiente directamente sigues necesitando asesoramiento de un especialista, deja que te atienda un profesional de Cita Dental. Somos expertos en mejorar tu sonrisa incluso cuando esta presenta complicaciones.