La recesión gingival

La recesión gingival conocida como retracción de encías es uno de los problemas que se dan con mayor frecuencia en pacientes y debe ser tratado de forma correcta, ya que puede conllevar riesgos para la salud bucodental.

Dicha patología consiste en la migración del margen de la encía, por lo que se deja expuesta zonas de la raíz del diente y que no tienen tanto esmalte como la corona.

Se puede dar a cualquier edad aunque con mayor frecuencia a partir de los 40 años. La misma provoca sensibilidad dental, incremento del riesgo de caries y pérdida progresiva de la encía.

Causas de la recesión gingival

Las causas que lo provocan son variadas y se relacionan con las enfermedades periodontales:

Gingivitis

Inflamación de la encía alrededor del diente que se produce por acumulación de placa entre los dientes.

Periodontitis

Se da como consecuencia de la gingivitis no tratada. Las bacterias causantes destruyen el tejido que sostiene al diente quedando expuesta la raíz.

Cepillado agresivo

Un cepillado excesivamente frecuente y agresivo puede inflamar las encías y provocar retracción. El cepillo limpia por barrido y no hace falta presionarlo con fuerza.

Maloclusión

Con motivo del contacto incorrecto de las arcadas.

Soluciones

De cara a poder ofrecer una solución, lo importante es tratar lo que haya provocado la recesión gingival.

Si se da por un cepillado agresivo habrá que reeducar nuestro modo de higiene y hábitos con un cepillado suave y vertical que vaya de la encía al diente.

Si se debe a enfermedades periodontales deberemos optar en clínica por curetaje y alisado radicular.

Dado que la encía no vuelve a crecer, en ocasiones se deben hacer injertos de encía con microcirugía periodontal.

Prevenir y acudir con regularidad al dentista serán las mejores fórmulas. Ponte en contacto con nosotros para recibir más información o ven a vernos para tratar tu caso.