Irrigador bucal y sus beneficios

Como bien sabemos todos una boca sana se consigue con una buena higiene bucal donde debemos lavarse los dientes mínimo tres veces al día, con gran importancia cepillarnos antes de acostarnos.

Para conseguirlo debemos contar con un cepillo de dientes que se adapte a nuestras necesidades, una buena pasta de dientes, hilo dental, colutorio y un irrigador dental. Es en este último aparato donde queremos poner nuestro foco de atención.

irrigador citadental

Irrigador dental

Se trata de un aparato que combina agua con un poco de presión para mejorar la efectividad con el que se limpia de forma suave y eficaz. Con el mismo logramos una limpieza más profunda gracias al chorro de agua sobre los dientes y encías, llegando a donde no llega el cepillo.

El irrigador es aconsejable para los que buscan una higiene muy cuidadosa, pero también desde la clínica dental aconsejamos a aquellos que:

Tienen implantes dentales y ortodoncia, ya que eliminan con mayor facilidad los restos acumulados en zonas difíciles de acceder.

En personas que sufren enfermedades relacionadas con encías: gingivitis, periodontitis ya que ayudamos a tener una encía más sana.

Con el irrigador conseguiremos:

  • Eliminar mayor placa bacteriana con los que ayudaremos a evitar la aparición de caries.
  • Reduce el sangrado.
  • Controla la inflamación de encías.
  • Mayor limpieza y cuidado de implantes dentales, fundas, aparatos de ortodoncia..
  • Mayor sensación de limpieza y frescor.

Para finalizar, es importante darle un correcto uso dirigiendo el chorro de agua a presión sobre la encía y el diente aconsejando usarlo dos minutos al día, siendo el mejor momento antes de acostarnos. La sensación de limpieza es notable y mejorará nuestra salud bucal.