¿Te resulta familiar el término extracción dental? Es aquella práctica utilizada por los dentistas para extraer o remover una pieza dental completamente de la boca de sus pacientes. Esta técnica también se conoce bajo el nombre de exodoncia.

Este procedimiento se realiza por diversos motivos, pero solo se lleva a cabo en situaciones donde es verdaderamente necesario. 

Si su odontólogo ha optado por realizar una extracción, sin duda alguna es para prevenir posibles problemas o porque es necesario llevar a cabo algún tipo de tratamiento en el hueco del diente, o es parte de un proceso de ortodoncia. 

Con tal de evitar una extracción dental es importante la higiene y revisiones frecuentes en su clínica dental.

Proceso de exodoncia o extracción dental

Antes de realizar el proceso de extracción dental, su odontólogo de confianza le explicará los pasos y una vez comience el tratamiento le aplicará la anestesia más conveniente. Una vez anestesiado se procederá a la extracción.

Es importante que si no ha tomado ningún medicamento recetado antes de la extracción o uno que no está reflejado en la historia clínica se lo comunique a su odontólogo.

Ahora sí, si todo está en orden se procederá a llevar a cabo la extracción.

Durante el procedimiento es normal que sienta presión. Con tal de extraer el diente, es necesario balancear la pieza dental, ejerciendo una presión en la zona que puede parecer muy brusca, pero el odontólogo es consciente de ello, así que estará controlando el proceso en todo momento. 

También es posible que sufra o sienta ansiedad, pues la extracción es una técnica muy invasiva. Así mismo, sentirse nervioso es frecuente, así que si necesita una pausa solicítela. No obstante, es importante saber que ciertas técnicas no se pueden pausar, sobre todo si se llevan a cabo con instrumentos rotatorios.

Si durante el procedimiento sufre dolor de manera clara, hágalo saber al doctor, sin movimientos bruscos, puede que la zona este altamente sensible y se deba ir con más o cuidado o requiera de mayor cantidad de anestesia.

El cansancio, sentirse tenso, y más si se trata de un procedimiento largo, son síntomas frecuentes, así que tras la extracción es normal sentir cansancio muscular.

Recomendaciones tras una extracción dental

Una vez el proceso haya acabado, siga las siguientes recomendaciones:

Debe incorporarse lentamente, con tal de evitar mareos o desmayos. 

Para prevenir el sangrado, mantengan una gasa durante el tiempo indicado por su dentista y el día de la extracción no se enjuague, escupa o cepille los dientes, ya que podría romper el coágulo y sangrar.

Al día siguiente la higiene será importante, utilizar un enjuague bucal indicado 3 veces al día para mantener la zona limpia siguiendo instrucciones del dentista

Para evitar la inflamación aplique frío en la zona cada 6 horas.

Evite el tabaco y el alcohol el día de la extracción y tiempo posterior, desde Cita Dental le recomendamos que no retome estos hábitos.

Sustituir la ingesta de alimentos calientes por los fríos y blandos. Los helados y el yogur son una muy buena alternativa.

Además, es fundamental realizar un buen descanso el día de la extracción, limitando las actividades. No se automedique y haga caso a lo recetado por su dentista.
Si siente dolor intenso o hinchazón o sospecha de algo va mal, diríjase a su clínica dental de inmediato.