Errores durante el cepillado

Un hábito diario como es el cepillado de los dientes en muchas ocasiones se realiza de forma inadecuada para la salud de la boca y encías. Desde aquí queremos hacer hincapié en este hábito citando los errores más frecuentes que se cometen durante nuestro cepillado, y que debemos evitar.

El cepillado diario es muy importante para conseguir una buena salud bucodental. Si no realizamos correctamente el cepillado se pierde eficacia dado que las bacterias y restos de comida no se eliminan del todo, provocando posibles problemas posteriores.

Errores comunes en el cepillado

A continuación destacamos algunos de los errores más habituales que cometemos en el cepillado:

  • Enjuagarse durante el cepillado. Debemos realizar el enjuague únicamente una vez, y después del cepillado. Si lo realizamos con frecuencia durante el cepillado eliminamos la pasta y el fluoruro.
  • Mojar el cepillo antes de distribuir la pasta. El cepillado tiene que realizarse con el cepillo seco para que se puedan retirar los restos de comida con facilidad.
  • Cepillado rápido. Si realizamos el cepillado con prisas habrá zonas que no lleguemos a repasar, es por ello que debemos utilizar al menos 2 minutos para ello.
  • Cepillarse fuerte o muchas veces. El exceso de cepillado también puede ser perjudicial, dañando esmalte y encías. Se recomienda después de cada comida y realizarlo de forma suave. Más vale maña que fuerza.
  • Cepillarse haciendo otras labores. Debemos cepillarnos los dientes y no dedicarnos a otra cosa durante esos dos minutos para prestar la máxima atención y cuidado.
  • Cepillarse la parte visible. Debemos limpiar tanto la zona externa como la interna cubriendo toda la boca para una correcta higiene.
  • Inclinación del cepillo. Lo ideal es un ángulo de 45% y en movimiento desde la encía hasta el diente, barriendo la superficie del diente y ejerciendo un suave masaje en la encía.