El dolor de mandíbula es una molestia bastante frecuente y muy incómoda que puede estar debida a diversos factores, desde una muela infectada a una fractura si bien cuando hablamos de un dolor crónico es síntoma de una patología en la articulación temporomandibular.

La articulación temporomandibular denominada ATM es la articulación que funciona a modo de bisagra a ambos lados de la cara. Esta conecta la mandíbula con el cráneo permitiendo que movamos la boca arriba y abajo y a los lados a la hora de hablar o masticar.

Cuando no funciona de forma correcta experimentamos dolores de cabeza, cuello o espalda si bien pueden confundirse con problemas crónicos de migrañas.

Consecuencias del dolor mandibular

Pueden ser variados si bien lo más habitual se deriva del bruxismo, rechinado de dientes, en especial por las noches. Ello provoca molestias continuas que pueden ser de cabeza y cuello además de conllevar causas graves como el desgaste del esmalte de los dientes.

Lo mejor en estos casos es visitar al dentista para hacer una valoración del caso ya que puede deberse también a problemas en la mordida, que hace difícil que el paciente cierre bien la boca, por lo que la ortodoncia o en otros casos, la cirugía vienen a ser la solución.

Cuando existe patología de la ATM lo más común es el uso de una férula de descarga para evitar que el paciente coloque los músculos en estado de tensión, usándola con regularidad y con revisiones para la evolución.

Contacta con nosotros para informarte más en profundidad.