Causas de la pérdida dental

Las causas que provocan la caída o la extracción de un diente pueden ser variadas, pero siempre tienen algo en común como origen que no es otra cosa que la acumulación de placa bacteriana, provocada por una mala higiene bucodental o incompleta.

La causa más normal en los jóvenes en cuanto a problemas de pérdidas se da por caries mientras que en personas mayores deriva de la periodontitis. Otras como fracturas, traumatismos o fisuras también pueden estar detrás pero son menos comunes:

  • Las caries se dan por acúmulo de placa, donde los azúcares se transforman en ácidos erosionando el esmalte pudiendo con el tiempo infectar los tejidos del interior del diente.
  • La periodontitis también se debe a la placa y provoca inflamación y destrucción de tejidos.
  • Traumatismos: Un golpe pude llevar a fracturar o dañar un diente o provocar su desprendimiento.
  • Fisuras: el rechinamiento involuntario durante el sueño erosiona el esmalte y puede ocasionar fracturas.

Para evitarlo debemos llevar una buena higiene dental además de acudir a revisión en clínica y seguir estas directrices:

Conocer y hacer uso de una correcta técnica de cepillado con una pasta dentrífica adecuada según la necesidad de nuestra boca. A su vez, lavarnos los dientes después de cada comida durante dos minutos.

Hacer uso de hilo dental o irrigadores bucales. El hilo hace la labor de la mitad del cepillado para complementar nuestra higiene bucal  y eliminar la placa donde el cepillo no llega.

Como colofón hacer uso de un colutorio de efecto antiséptico con el que prevenir caries y enfermedad de encías.