Bonitas sonrisas con carillas dentales

En el ámbito dental las carillas dentales son utilizadas para cubrir imperfecciones o decoloraciones de aquellos dientes cuyos defectos estéticos no se puedan corregir con empastes o blanqueamientos.

Las carillas son unas finas láminas dentales realizadas en porcelana que situamos delante del diente con el objetivo de embellecer la sonrisa.

Su ínfimo grosor de menos de un milímetro hacen que sean prácticamente invisibles y una buena solución para esas imperfecciones visibles cuando sonreímos.

citadental carillas

Tipos de carillas dentales

Dentro de las carillas podemos hacer uso de diversos tipos:

  • Lumineers. Es el último avance en carillas dentales de cerámica. Son ultrafinas y se colocan superpuestas sobre el esmalte del diente, de manera muy poco invasiva. Se fabrican en cerámica Cerinate y, por tanto, son muy resistentes.
  • Carillas composite que están hechas de resina estética de rápida colocación y sencilla reparación. Mediante estas podemos conseguir grandes resultados sin tener que desgastar el diente. Únicamente hay que asperizar mínimamente la superficie dental para adherir el composite. Requiere un mantenimiento anual.
  • Carillas de porcelana las cuales se adhieren muy bien al diente y tienen una apariencia muy natural. Se emplean para corregir problemas de color, tamaño, estructura, forma y posición de los dientes, todo de manera mínimamente invasiva. Se colocan láminas de porcelana feldespática sobre la superficie externa del diente, asegurando máxima estética.

No todas las personas pueden llevar carillas dentales, siendo no recomendables para quienes tienen apiñamiento y bruxismo, por ejemplo. Será el especialista quien, tras un examen, analice el caso para ver si el paciente es apto para aplicar carillas.

Por último destacar su larga duración ya que pueden llegar a durar entre 10 y 20 años con un buen cuidado y una buena higiene bucal.