Hay niños y jóvenes que sufren de problemas de crecimiento en la parte del mentón de la boca. Se trata de un desarrollo demasiado acelerado, conocido como prognatismo mandibular.

Para solucionar esto existen distintas alternativas, como por ejemplo los aparatos para corregir la mandíbula de los niños.

¿Por qué ocurre el prognatismo mandibular?

El prognatismo mandibular es lo que ocurre cuando el crecimiento normal de la mandíbula y el maxilar, que se sucede de forma escalonada, actúa como no debería.

Cuando somos niños, el maxilar crece y posteriormente la mandíbula para igualar a este. Es un proceso que transcurre varias veces en la etapa del desarrollo.

En el caso del prognatismo mandibular, la mandíbula crece por delante del maxilar, llegando a desbancarlo y producir una deformidad o malformación que puede llegar a necesitar tratamiento.

Tratamientos prognatismo mandibular

En la mayoría de los casos donde los niños sufren este tipo de problemas, se pueden atajar de manera rápida mediante un tratamiento de ortodoncia.

Por supuesto, es fundamental ver cada caso de manera individual para poder ver qué tipo de tratamiento aplicar. No obstante, se suele recurrir a una disyunción del maxilar.

Esto significa que se ensancha la superficie de la parte superior de la boca, el maxilar. Se aplica una especie de aparato dentro de la boca que lo que hace es efectuar una leve presión para que la zona se expanda. Va sujeto al mentón y a la frente y su uso se puede limitar a estar por casa y a la hora de dormir.

Sabemos cómo es de importante para los niños su aspecto físico, por lo tanto este procedimiento les da la comodidad de realizarlo en casa sin problemas.

De ese modo se potencia el crecimiento del maxilar mientras que se frena el desarrollo de más de la mandíbula.

Esta práctica se puede llevar a cabo en niños, puesto que todavía están en crecimiento, pero ¿qué hay de los adultos?

En los adultos también hay tratamiento, pero este suele transcurrir en el quirófano mediante una cirugía ortognática, llevada a cabo por un cirujano maxilofacial.  

Este tratamiento consiste en cortar la mandíbula de modo que se hace más corta y por lo tanto menos prominente. No en todos los casos, pero en la mayoría, también es necesario tratar la parte del maxilar.

Hay casos, cuya terminología es clase 3, en los que no es un problema de huesos como tal y es más bien que la posición de los dientes inferiores, a la hora de la oclusión se posicionan por fuera de la parte superior.

Este se suele tratar con solo ortodoncia, haciendo uso de brackets o invisalign. Este tratamiento en concreto se basa en la sujeción mediante unas pequeñas gomas de los molares de arriba, hasta los caninos de abajo.

Es posible que para un correcto funcionamiento del tratamiento, haya que extraer premolares de la parte inferior para ayudar al desplazamiento del mentón o mandíbula. Para conseguir una buena oclusión dental.